Search
  • Miguel Esteva Wurts

calor



Acá anda con que cada día es más caliente que el anterior. Hoy arde. Nomás espérate a mañana, se ríe de mi el app del iPhone, retándonos el sobrevivir, mostrándome en la pantalla los tres dígitos de la temperatura porque acá eso de que la temperatura se mida en efes y no en ces -como se hace en el resto del planeta- es cuestión de identidad nacional, solo pensar en cambiarlo causa conmoción, cual si fuera una cosa importante. AnaP escuchó en la radio que estamos batiendo récords de temperatura para el mes de julio, así que una porra por nosotros que les vamos a heredar un planeta a nuestros hijos dónde podrán rostizar pollos con solo sacarlos a la terraza.


Así que sobra el decir que mi salida en bici en la tarde no fue de lo más agradable a pesar de que me esperé hasta por ahí de las siete y media para ponerme la camiseta de Trek/Segafredo que me regalaron de cumpleaños y que resalta cada pliegue estomacal que tengo, una vitrina de cada chela bebida, de todas las abdominales que no hago.


La cosa es que desde que salí a la calle sentí la bocanada de aire caliente como si el mismísimo Satanás estuviera abriendo las puertas del infierno, dejando escapar su aire fresco. —Estás loco— me dijo AnaP cuando me vio preparándome para salir. Tendrá razón, corre por mi una vena masoquista.


Pero hay cosas que se tienen que hacer, y rodar en la bicicleta viendo las llantas derritiéndose sobre el asfalto burbujeante parece ser una de ellas. Esta es otra, a pesar de las quejas que circulan. Al final del día, no sabría como explicarle a mis hijos porqué admiramos estatuas de hombres que hicieron fama y fortuna traficando gente. Así nomás, capturando, vendiendo, forzándolos a cambiar creencias, modos de vida, solo por tener distinto tono de piel, distintas costumbres. Mejor la de una mujer anónima luchando por sus -por nuestros- derechos. Y si hay que cambiarle nombres a ciudades, calles y avenidas, tampoco me causa mucha conmoción, hay cosas más importantes.

©2016 by ElDescansoDelNomada. Proudly created with Wix.com