top of page
Search
  • Writer's pictureMiguel Esteva Wurts

21 mar 23 - de vacaciones, El Camino y limpieza bucal


Estoy acá, solo en el cuarto, solo en la casa. A mi lado, Rosita duerme. Se quedó el fin de semana sola porque nos quedamos en el hotel de HSB en una vacación medio tropezada.Creo que la soledad de un fin de semana largo le valió reverendo sorbete. Hoy lleva dormida todo el día, solo se movió del cuarto de la tele a la cocina cuando se dio cuenta de que traje pollo rostizado del súper, y se vino a parar a mis pies para pedir que le diera un cachito. Hay veces que se come el cachito que le doy, pero la mayor parte de las veces solo lo olfatea, se da la media vuelta y se regresa a su rincón a verme comer hasta que se queda dormida.


AnaP se fue hoy en la mañana a Querétaro a estar con Mariana, a jugar tenis, a, según ella no hacer nada durante un par de días aunque con eso de que se llevó su computadora, seguro estará chambeándole igual que siempre. El sábado la alcanzo temprano en la CdMx para celebrar los 87 de mi Papá en casa de Poli.


La ‘invitación’ de Poli fue de esas oraciones ‘pasivas agresivas’ que a primera lectura parecen invitarte de una manera alegre pero que luego te dejan remojado en remordimiento. Su texto del chat de los hijos leía algo así como ‘orales todos, vamos a comer juntos, a celebrar al Chez, nunca sabes cuando es el último’. En fin.

Yo voy porque igual quiero estar allá, aunque sea solo un ratito. Por muchas razones, extraño mucho estar en México. Entre nuestros múltiples proyectos de cuando nos quedemos solos a partir del próximo agosto, está el regresarnos, aunque sea de manera temporal, a la CdMx. Yo acá siento cada vez más que me muero lento sin hacer nada. Chance me quiera mudar a la CdMx para morir lento pero por lo menos comiendo tacos al pastor.


El mudarnos o no será de esos detalles de nuestras vidas que tengamos que decidir ahora que nos vamos al Camino de Santiago el próximo septiembre.


Queremos caminar cuarenta y tantos días, desde Francia hasta Santiago Compostela, y luego, quedarnos vagando por allá un rato, sobre todo que Mix estará en Londres y Nico en Dinamarca. A ver. El proyecto de irnos lo veía lejano, pero hoy lo sentí más cerca que nunca cuando en mi visita semestral al dentista, la visita que "paga" el seguro, la mujer (la “dental hyginist”) que me limpia los dientes, me preguntó que si de una vez poníamos fecha para mi próxima visita. Acá no se deja al azar eso de hacer el business.


Irnos al Camino son de esos proyectos que llevamos soñando, planeando y queriendo desde hace tanto tiempo que siempre me daba la espina de ser demasiado lejano y distante como para ser cierto. Ahora, como todo lo demás, ya parece estar a la vuelta de la esquina, y yo acá, sentado sin hacer demasiado, soñando con comer unos tacos al pastor.

Comments


bottom of page