top of page
Search
  • Writer's pictureMiguel Esteva Wurts

12 mar 23 - de planchas, dietas y hongos


Regresaba de la última casa en donde llevábamos a cabo la inspección de los niveles de los líquidos y del correcto funcionamiento de los aparatos del aire acondicionado en anticipación al verano que se nos viene encima, casa donde el último par de años fuimos recibidos por la pareja de inquilinos que allí habitan (un él y una ella) encontrándonoslos siempre sentados en el estudio, audífonos gigantes, rodeados por pantallas, mouses, perros, y bolsas de comida, ambos trabajando. Lo importante acá son las bolsas de comida.


El inquilino ya me había confirmado de que allí estarían, de que no me preocupara, así que bueno, no me preocupe. El problema fue que no estuvieron, además de que dejaron las puertas cerradas con un cerrojo interno que no nos permitió accesar la casa. Parados en la entrada, intentando hablar con el inquilino por teléfono, escuchábamos el ladrido furioso de sus perros (dos creo, chihuahuas) pero como Juan, el técnico sinaloense del aire acondicionado, le tiene harto respeto a los caninos sean estos del tamaño que sean, ya ni le hicimos más para entrar, no fuera a ser el que los canes anduvieran sueltos. “Nombre Miguel” mi dijo, “yo si que les tengo un respeto machín”. “Para otro día” le dije. Como diría mi papá, nos tiraron plancha. La bronca es que de aquí a allá, es como media hora de manejada. En fin, otro día será.


Como me lleve el Mazda no tuve de otra mas que escuchar el radio. La verdad es que soy una papa para conectar el teléfono por Bluetooth a través del aparato que compró Mix en su larga estancia veraniega en el precioso pueblo de Sunray, Texas donde trabajó para la refinería de Valero, así que me resultó más fácil escuchar NPR. En el programa que me pesque discutían un medicamento milagro, Ozempic, que no solo regula los niveles de azúcar para los diabéticos, si no también es usado para quienes quieren bajar de peso. Explicaron el proceso metabólico, pero cual si estuviera sentado en clase de ciencias naturales de Miss Dulce en quinto de primaria, esa explicación me la pase de noche. Tal parece que el Ozempic se ha vuelto muy popular, tanto así, que fue mencionado el otro día por el presentador de los Oscares de este año, refiriéndose a los actores que lucían mas delgados que nunca en sus vestimenta de marca.


El problema es que ahora todos quieren surtirse de Ozempic, creando un tremendo pleito entre los diabéticos quienes necesitan esta medicina para sobrevivir, y quienes quieren adelgazar sin la lata de una dieta. Lo que si, es que ambos grupos están fascinados con el medicamento que compensa todo lo que debe de compensar en los químicos corporales. No hablaron de efectos secundarios posteriores, de esos que suceden cuando estas tomando medicina sobre medicina sobre Coca y Doritos y McDonalds y más medicina.


Luego nos tiramos a ver con Gusano el último capítulo de The Last of Us, de cuando los hongos consumen a los humanos.

Comentarios


bottom of page