top of page
Search
  • Writer's pictureMiguel Esteva Wurts

11 mar 23 - de expectativas, Oprah y opciones


Estaba leyendo un artículo en el New York Times acerca de la escritora Ann Napolitano, cuyo cuarto libro ‘Hello Beautiful’, fue seleccionado por Oprah Winfrey como su recomendación del mes para su club de lectura, que según dicen, es el club de lectura con mayor influencia del planeta. Siendo que sería el libro número 100 recomendado por su club, Oprah Winfrey sentía una obligación que debía de ser una elección especial.

El libro trata acerca de cuatro hermanas, o sea que chance pueda relacionarme con la novela.

Ann Napolitano estaba en su día normal, su rutina de escritora, que para mi implica un buen tiempo haciendo todo para evitar el sentarme y exprimirme las venas para poder sacar unos cuantos párrafos deshilvanados, cuando le habló Oprah por teléfono. La señora Napolitano había salido de su departamento a sacar la basura a la calle, cuando de la nada le marcó Oprah Winfrey a su celular para comunicarle el que su libro había sido seleccionado como el libro del mes. El artículo agrega que la escritora, de 51 años, tardó años sin encontrar agente, y menos quién le publicara sus dos primeras novelas, y que cuando —habiendo pasado por depresiones y supongo serias dudas diarias— al final encontró un agente, este se le murió a los pocos días. Ann Napolitano tiene cara de que lo que le gusta hacer es leer y escribir, y que todo el resto de su existencia, podría pasársela con un vaso de agua.

Su tercera novela, Dear Edward, fue publicada, se convirtió en todo un éxito, y vendió 400 mil libros, que son como 400 mil más de los que he vendido yo, pero bueno, esa es otra historia. Ella insiste que a pesar de no vender, de no ser leída, de que no tenía expectativa alguna para algún día vender sus libros, ella sabía que tenía que seguir escribiendo. Y esa es la cosa, sabes que tienes que seguir escribiendo, esas son las expectativas aun a pesar de que no produzcas ni papa, y en el entendido de que quienes trabajan en cosas productivas y remuneradas y donde se relacionan con otra gente, te vean con cara de que qué ganas de gastar tiempo cuando escribes, y te pregunten, así como si tuvieras opción, ¿sigues escribiendo?

Comments


bottom of page